La tierra del champagne de los tés

566756 (1)

 En Darjeeling, a los pies de los Himalaya, se produce el té más exquisito de la India. Su aroma y sabor transmiten el espíritu de su pueblo, su cultura y su mágica armonía. Con más de 20.000 variedades, el té protagoniza hoy el mundo gourmand y es adoptado como estilo de vida.

 

Texo: Mariana Boggione

Fotos: Gentileza Escuela Argentina de Té

Publicado en Revista Solo Líderes N°61

Al tomar una taza de té en nuestras manos, seguramente no imaginamos todo el recorrido que las hojas verdes y frescas debieron realizar para dar semejante licor. No nos figuramos que vibraron al rayo del sol, o recibieron las gotas del rocío al amanecer o el agua de los fuertes monzones. Y es justamente en Darjeeling, una pequeña aldea de estilo británico, enclavada a los pies de los Himalaya, donde se produce el té más delicioso de la India, al cual los ingleses bautizaron “champagne de los tés”.

En aquellos terruños, las mujeres seleccionan a mano el té, donde tierra y cielo se armonizan para dar a luz a uno de los mejores del planeta, caracterizado por ser un “licor con notas a uva moscatel, de buen cuerpo y muy brillante. Los de primera cosecha tendrán una personalidad más intensa, y los de segunda, darán una infusión más alicorada”, describe la Tea Master Liliana Venerucci, co-directora de la Escuela Argentina de Té, líder en capacitación de profesionales del té en habla hispana.

El té Darjeeling es uno de los más codiciados, tanto que, al verlo, los mismos británicos supieron que estaban frente a uno de los mejores del mundo. “Cuando estas cosechas llegan a Europa, aparecen anuncios en los tea shops más renombrados, para que los clientes acostumbrados a la frescura de sus hojas, hagan su provisión para el consumo de temporada”, destaca Venerucci, y continúa: “Los tealovers reconocen en cada taza la presencia de su terruño, que deja en ellos la impronta de sus más de 2.000 metros sobre el nivel del mar, y de los vientos que soplan desde los Himalaya, enfriando las noches de estos parajes”. 

En esta región situada en Bengala Occidental (India), existen 86 Tea Estates: fábricas productoras, con sus respectivos jardines de té. En ellos trabajan aproximadamente 52.000 personas durante todo el año, a las cuales se suman 15.000, en la temporada de cosecha. La devoción ennoblece los corazones de estos hindúes, que sostienen con sus cabezas las canastas que transportan las frescas hojas, fruto de una tierra colorida, con ancestrales dioses que los protegen.

Lo interesante es que más del 60% de estos empleados son mujeres. Sus manos suaves recogen el té por las mañanas, que luego será deshidratado, realizando un proceso artesanal para lograr sabores únicos. “El aroma dulce que puebla el interior de las fábricas, mientras el té se está produciendo, es quizás una de las experiencias aromáticas más maravillosas… ¡Inolvidable!”, describe la Tea Master.

 

Un aliado gourmet y funcional

El Darjeeling es una de las más de 20.000 variedades de tés existentes. Esta bebida, que es la más consumida a nivel mundial después del agua, se ha gourmetizado y ocupa un lugar privilegiado en restaurantes donde se sirven maridajes excelentes con oferta de esta infusión.

“Hoy hablamos de una filosofía del buen comer, donde se tienen en cuenta no sólo los sentidos, sino también la experiencia profunda del placer emocional que genera la buena gastronomía. En este universo, donde se habla de una cocina científica, el té es una bebida interesante para incorporar al mundo gourmand”, apunta el Tea Master Diego Morlachetti, quien junto a Venerucci ha llevado la formación en temáticas del té a la Universidad, hecho sin precedentes en el mundo occidental.

Buenos aromas, sabores, texturas y temperaturas: todo suma a la hora de programar el placer de un buen gourmand. “El Tea Gourmand se apoya en el té bajo todas sus formas de preparación: de calientes a frías, acompañadas de bebidas alcohólicas o de otros ingredientes. Lo esencial es unir las virtudes y propiedades de esta infusión con el placer”, concluye Morlachetti.

Blanco, negro, verde, Oolong, Pu-Erh.  Además de sus exquisitos sabores, cada variedad favorece la calidad de vida de un modo particular. “Esta bebida fue descubierta en la antigua China, hace más de 5000 años, y el primer uso que se le dio a los brotes tiernos fue para potabilizar el agua. Fue recién en el siglo X que el té adquirió su dimensión social”, relata Morlachetti, quien etiqueta al té como una bebida funcional a la salud.

“A la mañana uno sugiere tés con mayor poder activador: té negro y Pu Erh, durante o después de las comidas, oolong o té verde, frío o caliente. Al anochecer, el té blanco”, recomienda Morlachetti, y agrega: “Cada uno puede armar su itinerario, con 4 o 5 tazas por día. Hacer la prueba durante un mes, y ver los resultados”.

 

¿Qué aporta cada tipo de té?

  • Hay muchas marcas de cosmética femenina que usan extracto de té blanco en sus productos porque ayuda al rejuvenecimiento de la piel. De hecho, se pueden hacer compresas con hojitas de esta variedad de té, y entre 30 y 60 días se podrán ver mejoras en el aspecto del cutis, porque trabaja en el metabolismo del colágeno, lo cual le da mayor tonicidad.
  • El té verde sirve para bajar la ansiedad, por contener l´teanina: un leve sedante que actúa sobre el sistema nervioso. Además, es un inhibidor del apetito.
  • El té oolong es hepatoprotector, y un buen aliado después de las comidas.
  • El té negro tiene mejor aroma y sabor, pero menor poder antioxidante. Por su alto contenido de flúor, favorece al cuidado bucal, de las encías y prevención de caries. Asimismo, por la concentración de flavonoides, favorece la prevención de patologías coronarias.
  • El té Pu Erh tiene efecto termogénico, por eso se lo conoce como “quema grasas”: ayuda a quemar calorías.

 

El aeropuerto perfecto

El tránsito es cómodo y eficaz. Mueve unas 13.000 valijas por hora sin errores y un skytrain conecta velozmente con el centro de Singapur. Pero no sólo por eso Changi Airport es el mejor del mundo. Además sorprende con un abanico de experiencias a la altura del lujo asiático. 

 ??????????????????????????????????????

 

Sirve a más de 100 aerolíneas internacionales que vuelan a 280 ciudades en 60 países de los cuatro puntos cardinales.

 

Los paseos de compras abarcan cerca de 300 tiendas con las mejores firmas y boutiques del mundo, como Prada, Gucci, Rolex, Tiffani, Bulgari, Hugo Boss…

 

 

Por Lic. Mariana Boggione

(Publicado en  Revista Doquier n°88 – Nota de tapa)

Desde su inauguración, el aeropuerto Changi de Singapur ha recibido más de 450 premios que lo ubican a la vanguardia en infraestructura y servicios aeroportuarios del mundo. Este gran número de distinciones incluye las más significativas del sector: ha sido considerado Best Airport in the World por la Business Traveller’s, durante 26 años consecutivos, y por la prestigiosa auditora internacional de aerolíneas y aeropuertos Skytrax, en cuatro ocasiones, incluyendo 2013.

Quien se pregunte acerca de los méritos de Changi para haber logrado tal renombre, se asombrará con sus inigualables dimensiones, tráfico y ofertas excéntricas. Se trata del sexto aeropuerto internacional más activo del mundo y del centro aéreo más importante de Asia. Sirve a más de 100 aerolíneas internacionales que vuelan a 280 ciudades de 60 países en los cuatro puntos cardinales. Un vuelo aterriza o despega en Changi aproximadamente cada 100 segundos.

Los trámites habituales de inmigración o de retirada del equipaje son excepcionalmente simples y ágiles (mueven unas 13.000 valijas por hora), lo cual se complementa con un skytrain que conecta con la ciudad de manera rápida y eficaz. Unos 66 millones de pasajeros fluyen cada año sin problemas por tres terminales que gozan de un estilo singular. La Terminal 1, que data de 1981, fue remodelada en 2012 con el concepto “tropical city” (ciudad tropical). La Terminal 2, de aspecto moderno, hace uso inteligente de sus materiales, aprovechando al máximo la exuberante vegetación y el vidrio para introducir luz natural en el edificio. Por su parte, la Terminal 3 ha redefinido lo que denominan “Changi experiences” agregando propuestas como un espectacular jardín con mariposas, cine, Hard Rock y el más moderno centro de belleza.

Changi experiences

Changi Airport tiene motivos para ser elegido por los viajeros. En él, los pasajeros en tránsito tienen mucho para ver y hacer. Con una amplia gama de instalaciones para el relax, diversos espacios de entretenimiento, cinco jardines temáticos, conexión a Internet gratuita e incluso un tour gratis por la ciudad de Singapur, las opciones son infinitas. También hay lugares especialmente preparados para las familias que viajan con niños y bebés.

Los paseos de compras abarcan cerca de 300 tiendas con las mejores firmas y boutiques del mundo, como Prada, Gucci, Rolex, Tiffani, Bulgari, Hugo Boss… A eso se suman más de 130 propuestas gastronómicas, incluyendo cafés, bares, lounges, restaurantes vegetarianos y locales con especialidades de distintos países. Todo confluye en unos 70.000 metros cuadrados que no sólo seducen a los pasajeros sino que también atraen a los residentes de la ciudad.

Los amantes del entretenimiento encuentran desde cines abiertos las 24 horas hasta LAN Gaming Centers (juegos en red), consolas Xbox Kinect, rincones musicales y salas de TV. Además hay 856 puntos de carga gratuita para dispositivos móviles.

Y si parecía poco, quienes pasen por el aeropuerto también pueden divertirse en familia con el tobogán más alto de Singapur o recorrer la Galería de Aviación Changi, una especie de museo moderno que refleja las operaciones y la historia de esta base aérea.

Finalmente, si por necesidad o placer se decide hacer noche en el aeropuerto, dentro de las zonas de salida de todas las terminales se ubican los Hoteles de Tránsito Ambassador. Vale la pena reservar aquí una habitación con ventanales a prueba de ruidos para gozar del incesante movimiento de la pista y la zona de operaciones del Changi Airport.

Placeres y excentricidades

La terraza de la Terminal 1 dispone de un espacio de relajación con jacuzzi, un gimnasio bien equipado y una piscina con vistas únicas a la pista de aterrizaje, perfecta para un refrescante chapuzón bajo el sol a la espera de una conexión. Los pasajeros también pueden elegir una sesión de masajes de cuerpo completo, tratamientos de manicura y pedicura en el spa, realizarse un corte de pelo o tomar un descanso reparador en cualquiera de las áreas de siesta del aeropuerto.

Después de aterrizar es un placer estirar las piernas y respirar un poco de aire fresco en uno de los cinco famosos jardines temáticos: Jardín de los Cactus, Jardín Encantado, Jardín de Orquídeas y Girasoles, y Jardín de las Mariposas. Los hay de interior y al aire libre, y todos calman los sentidos sorprendiendo entre flores, plantas y hasta estanques con peces.

Si de arte se trata, entre las numerosas obras distribuidas a lo largo del aeropuerto se destaca la llamada “Kinetic Rain”, una lluvia de 1.216 gotas de bronce que -combinando un complejo software con engranajes mecánicos- se mueven con elegancia para detenerse en 16 patrones diferentes que reflejan la idea de volar. Un avión, un globo aerostático o un barrilete pueden surgir de pronto, cobrando forma y volumen en esta increíble lluvia considerada la escultura de arte en movimiento más grande del mundo.

TAPA

ESTILOS1 ESTILOS2 ESTILOS3